Christian Felber: “Soy anticapitalista porque soy economista”

El economista austríaco defendió el movimiento por el Bien Común en una conferencia en la Universidad de Cantabria que contó con la colaboración de CEMIDE.

Christian Felber es un economista austríaco y un profesor de Economía y Negocios de la Universidad de Viena que abandera un movimiento económico y social: la Economía del Bien Común.

Se llama Christian Felber, estudió en Viena y Madrid y es profesor universitario de economía, escritor y divulgador en materias de economía y sociología. Además de fundar el movimiento por el Bien Común es impulsor de otros sobre justicia global Attacen-Austria y de la denominada Banca democrática.

Felber expuso su proyecto en Santander invitado por el Colegio de Economistas y la Facultad de Ciencias Económicas en un acto que tuvo lugar en la Universidad de Cantabria y que contó con la colaboración del Centro Montañés de Investigación y Desarrollo Empresarial (CEMIDE).

Aunque parezca un biempensante iluso, Felber tiene claro que se puede abrir una brecha entre capitalismo y socialismo. “Queremos tomarnos en serio”, afirmó ante una Sala Gómez Laá llena de público. Al igual que otros movimientos y teorías (Banca Ética, Economía Azul o Circular), la Economía del Bien Común pretende un cambio de modelo de vida, con especial acento en las relaciones económicas, en el que se evalúe el nivel de bienestar, no sólo parámetros economicistas como el PIB, y se actúe en consecuencia.

Actualmente el movimiento cuenta con 3.000 colaboradores activos y decenas de pymes en 30 países que se someten a evaluaciones rigurosas de su actividad y quieren contribuir a esta redefinición del modelo económico actual.

 ETS_7018

 ¿Cómo se lleva esto a la práctica?

Felber puso como ejemplo de la presión pública por una nueva forma de relaciones sociales el etiquetado de productos. Por medio de encuestas a empresas y administraciones en las que se evalúan una veintena de variables que van más allá de la producción, se realiza un etiquetado del producto con una baremación de hasta 1.000 puntos del productor. Esta información dirigida al ciudadano/cliente le permitirá a este optar por productos y servicios que estén respaldados por empresas y administraciones que procuren el Bien Común y no solo se rijan por la productividad económica.

Dichas variables evaluables puntúan aspectos cómo en qué país se tributa, las condiciones laborales de la organización, cómo se distribuyen los ingresos y la toma de decisiones, el cuidado por el medio ambiente y la solidaridad de la empresa.

“Cada producto tiene una puntuación en la que se da información ética, que es mucho más relevante”, explicó el economista.

Este etiquetado es un ejemplo. La manera de incidir en las relaciones económicas es vincular también este comportamiento por el Bien Común con el trato que reciban empresas y organizaciones, es decir, incentivos y exenciones fiscales a quien los cumpla, recargos o tasas complementarias a quien no los cumplan, preferencia o penalización en las licitaciones, etc. Se pretende de este modo también compensar la transparencia de las empresas, dado que, en un ejercicio de realismo, “los productos menos éticos son más baratos y más competitivos en una economía no ética”, según dijo.

Encuestas y legislación

Las encuestas sobre el actual modelo económico arrojan resultados sorprendentes. El 88% de los alemanes son partidarios de cambiar de modelo, al igual que el 90% de los austriacos. Lo sorprendente es que son países en los que su modelo económico destaca por su fortaleza, no por lo contrario. Esta insatisfacción con la bonanza económica revela sus claves de malestar si se exploran otras variables sobre el modo de vida. En concreto, Felber, aportó dos variables cuyos resultados negativos en las encuestas hacen cuestionar el modelo económico: la insostenibilidad medioambiental (si todo el mundo consumiera lo que consume Alemania y Austria serían necesarios los recursos de cuatro planetas, dijo) y la falta de sentido, de satisfacción, sobre todo en el mundo laboral.

Esto lo extrapoló el economista a la vida democrática, un sistema al que la mayor parte de la población alemana reclama más profundidad en el sentido de la relativa escasa concordancia que existe entre la soberanía popular y sus representantes institucionales, algo que definió Felber como “extrema pobreza democrática”.

En el fondo, añadió, este modo de ver las cosas no es tan nueva. Las propias constituciones de países como Alemania y España recogen algo parecido, sólo que se le llama de otra manera: en España tiene el nombre de ‘interés general’. Estos preceptos constitucionales son los que estos movimientos, como los que él abandera, desean que tengan plasmación en la práctica para que la ‘economía’ real sea algo más profundo que la ‘crematística’ en donde el beneficio económico no es un medio para obtener el objetivo de una buena vida sino un fin en sí mismo. Y ya se están dando pasos en el ámbito supranacional. El CESE, órgano consultivo de participación social de la UE, ya ha propuesto que se incluya el Bien Común en el aparato normativo europeo.

La economía del bien común: un modelo económico con futuro

En colaboración con el Colegio de Economistas y la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Cantabria, hemos organizado una interesante reunión-coloquio en la que contaremos con la extraordinaria colaboración del economista austriaco Christian Felber.

Felber estudió en Viena y Madrid, es profesor universitario de economía, escritor y divulgador en materias de economía y sociología. Ha desarrollado un nuevo modelo internacional económico denominado “Economía del bien común”. Además es miembro fundador del movimiento de justicia global Attac en Austria e iniciador de la denominada Banca democrática.

Probablemente estaremos todos de acuerdo en afirmar que el objetivo principal que debe satisfacer la actividad económica no sea otro que el de alcanzar el bien común y el interés general. Tal y como sostenía el economista británico Alfred Marshall (1842), el progreso económico es la condición más importante para la mejora social y moral. Y ese debe ser, por tanto, el objetivo de la ciencia económica como disciplina moral.

Desde esta perspectiva, la Economía del Bien Común es la propuesta que hace el economista austriaco Christian Felber (Salzburgo 1972) basada en los principios y valores universales de los derechos humanos: dignidad humana, solidaridad, sostenibilidad ecológica, justicia social y democracia.

La reunión tendrá lugar en la Sala Gómez Laá de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales mañana jueves día 8 de febrero, a las 6,30 de la tarde, según programa adjunto, rogándote a efectos de organización confirmes tu asistencia inscribiéndote en el siguiente enlace

 ENLACE A INSCRIPCIÓN

Invitación conferencia Christian Felber

Christian Felber

¿Por qué económicamente España va e irá Mejor de lo que parece?

Desde 2015, España es el país grande de la zona euro con mayor crecimiento del PIB. Ha pasado de ser una rémora para Europa, a ser un motor para ella. Las claves del cambio tienen que ver con la coyuntura internacional y con la gran mejora de la competitividad de las empresas. La compra de deuda pública y privada por parte del BCE, unos tipos de interés en mínimos históricos, la bajada del precio del petróleo y un gran boom turístico han sido decisivos para dar la vuelta a la situación de la economía española. No obstante, también ha sido decisiva la penetración de las empresas en los mercados internacionales, el aumento de la productividad de los trabajadores y la contención de los salarios. Este último aspecto ayudó a mejorar la competitividad, pero supondrá un problema a corto y medio plazo si los trabajadores no van recuperando progresivamente el poder adquisitivo perdido durante la crisis.

Quien así piensa es GONZALO BERNARDOS, Profesor de Economía de la Universidad de Barcelona, colaborador del Diario Expansión y de diferentes programas de televisión y radio  al que tendremos la oportunidad de escuchar en nuestra próxima jornada.

gb

Seminario “Cierre fiscal y contable del ejercicio 2017″

Organizamos un año más el Seminario sobre el “CIERRE FISCAL Y CONTABLE DEL EJERCICIO 2017 – NOVEDADES FISCALES PARA EL 2018”, toda vez que entendemos que una parte esencial del éxito en la gestión empresarial lo constituye el conocimiento de las modificaciones más importantes que se han producido en el sistema fiscal español durante el ejercicio 2017, que afectan tanto al cierre fiscal como a los procedimientos de relación con la Administración Tributaria.

Programa

Si estás interesado en asistir al Seminario que se celebrará el viernes día 24 de noviembre de 9:15 a 14:00 horas, en los salones del Hotel BAHIA, te facilitamos a continuación el formulario para inscribirte:

****  INSCRIPCIÓN CERRADA. PLAZAS COMPLETAS ****

inscripcion

“Tiene que haber más mercado y menos Estado”

“Estamos en la crisis todavía porque no todos los desequilibrios que la produjeron se han solucionado. Sigue habiendo un paro del 18% y la deuda pública está al 100% y, aunque hay más competitividad y se crea más de medio millón de empleos al año, la economía ha de reinventarse”.

Quien así habla es el economista Juan Ramón Rallo, quien ayer cerro el 44º Curso del Centro Montañés de Investigación y Desarrollo Empresarial (CEMIDE) con una conferencia sobre la crisis y la recuperación, que tuvo lugar en el Hotel Bahía, en Santander.

Para este doctor en Economía y firma habitual en medios de comunicación de ámbito nacional, la recuperación puede acelerarse reduciendo el tamaño del Estado y con un menor gasto público que propicie una bajada de impuestos.

“Tenemos que reducir el tamaño del Estado para que haya más sociedad civil, es decir, más mercado y menos Estado”, aseguró. “Con un menor gasto público pueden bajar los impuestos, porque el actual déficit es considerable y bajarlos ahora es imposible”, agregó.

ETS_2975

Rallo también es partidario de liberalizar más la economía, en todos los ámbitos, no sólo en el laboral: también en el de los mercados energéticos, el del transporte y el financiero. A este recetario de corte liberal, el economista sumó la estabilidad institucional, y las reformas del sistema educativo y de la financiación autonómica.

Es en este último apartado en donde el ponente vio más margen de maniobra desde autonomías como Cantabria, dado que el resto de actuaciones son de tipo global. Con un nuevo sistema de financiación que aumente la corresponsabilidad fiscal de las autonomías, él se mostró convencido de que habrá una mayor disciplina en el gasto autonómico y una reducción de los impuestos ya que se entrará en una ‘sana’ competitividad territorial por atraer capitales, no solo financieros, sino también en términos de talento.

“No tiene sentido que los ingresos tengan que seguir centralizados. Los gobiernos regionales han de ser corresponsables fiscalmente –argumentó– y si gastan más o menos recaudarán más o menos”.

“Con estas reformas y un marco institucional estable se oxigenará la sociedad civil. España tiene capacidad de atraer todo tipo de capitales y mejorar la competitividad y la productividad de las empresas sin necesidad de deteriorar salarios. Otros europeos lo han logrado”, agregó.

A su juicio, un modelo a imitar es el suizo, cuya prosperidad no situó en su sistema financiero, sino en la calidad de sus manufacturas, que ha logado a atraer inversores.

Tras indicar que el reciente debate de la moción de censura en España no ha arrojado más que el ‘lucimiento’ de Podemos y una presión política de éste al Partido Socialista, consideró que una alternativa de izquierdas al Partido Popular sería catastrófica si supusiera volver al modelo de desarrollo de 2009/2010 (gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero). En caso de que se adoptara una deriva radical, “sería un peligro para la economía y las libertades en un sentido amplio”.

Pasado, presente y futuro de la crisis: cómo acelerar la recuperación

Clausuramos las actividades del 44º Curso de CEMIDE con una interesante reunión-coloquio sobre “Pasado, presente y futuro de la crisis: cómo acelerar la recuperación”.

Para ello, contamos con la colaboración de Juan Ramón Rallo, Doctor en Economía por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y Licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia. Actualmente es profesor en el centro de estudios OMMA, en el centro de estudios ISEAD y en la Universidad Católica de Ávila. Es director del Instituto Juan de Mariana y analista económico de es.Radio y de diversos programas de televisión y colaborador habitual en prensa con El Confidencial y La Razón.

Rallo