“La UE sigue mereciendo la pena y hay que reformularla sobre nuevas bases”

El catedrático de la UC, José Villaverde, hizo balance de 30 años de europeísmo en una conferencia organizada ayer por CEMIDE y la UC.

BGT_0751

 

El catedrático de la UC José Villaverde se mostró ayer tarde partidario de una reforma en profundidad de las bases económicas, sociales y políticas de la Unión Europea, desde el convencimiento de que la Unión ha dado mucho a España y seguirá contribuyendo a solucionar los problemas del país.

 

Por el estado de ánimo de desafección ante la Unión Europa, el catedrático rompió ayer una lanza por su pervivencia y abogó por su reforma.

 

Villaverde expresó ayer este deseo en una conferencia de CEMIDE y la Universidad de Cantabria en la Facultad de Económicas, del mismo modo que consideró que es la crisis de la Unión la que ha hecho posible el auge de populismos, la salida del Reino Unido de la UE, conocida como ‘Brexit’, y la pérdida de peso de Europa en el ámbito internacional

 

“La actual Unión Europea está en horas baja –dijo-, por contradicciones internas, deficiencias de diseño y falta de liderazgo. Junto con la crisis económica, ello ha dado lugar al auge del populismo, al Brexit y la falta de peso de la UE en el ámbito internacional”.

 

Las nuevas bases para el relanzamiento de la UE son, a su entender, de tipo económico, como la unión bancaria y fiscal, una mayor comunitarización de las políticas y la mejora de los mecanismos de solidaridad; de tipo social, como la mayor penetración de lo social en todas las políticas y el incremento de la participación del ciudadana en la toma de decisiones; y de tipo político, quizá la más compleja y difícil, según dijo, y que consistiría en democratizar más las instituciones y en especial el papel del Parlamento Europeo, haciendo más vinculante sus decisiones y eliminando las posibilidades de veto de los países. Se necesita, por último, “contar con líderes carismáticos que crean en una Unión auténtica”, añadió.

 

La UE como parte de la solución de los problemas sigue siendo algo válido. Para el profesor Villaverde hay problemas a corto plazo, como “una recuperación económica, que traiga una recuperación de empleo de calidad”, y a medio plazo, como “un cambio de modelo productivo sustentado en continuas mejoras de la competitividad, no basadas mediante devaluaciones salariales, sino mediante innovación”, que son resolubles en el marco de la UE.

 

“Creo que la Unión puede ser un elemento fundamental en estos retos. Es una de las zonas del mundo donde más ha crecido la riqueza y han florecido los derechos. Para que esto sea así hay que afrontar los problemas que producen desencanto y  euroescepticismo. Pero no aplicando soluciones de ayer a problemas de hoy. Se requieren nuevas bases firmes”, indicó.

 

De lo que la UE ha dado a España, Villaverde recordó “el subidón colectivo de

autoestima” por la ruptura del aislamiento y el aval a la incipiente democracia. En el ámbito político, destacó el fortalecimiento de la democracia, condición sine qua non para el ingreso en la UE. Y desde el punto de vista social, la participación ‘normalizada’ de España en todo el mundo.

 

Ya entrando en números, Villaverde subrayó que “nuestra integración ha sido crucial en nuestro proceso de convergencia real con Europa”. “En términos de renta per cápita, España tenía en 1986 una renta que equivalía al 70% de la media comunitaria; hoy es del 90%. Se ha producido un salto enorme y supuso un factor decisivo de modernización”, dijo. Añadió que España ha sido receptor neto de fondos comunitarios que cada año venían a equivaler al 1% del PIB del país, 150.000 millones de euros solo hasta 2013. “Nos ha permitido tapar muchos agujeros, pero dos han sido importantes: modernización de las infraestructuras y reestructuración del sistema productivo”.

 

Pero también ha habido sacrificios importantes, y citó la reestructuración industrial, la adaptación agraria a la PAC y el tipo de respuesta que ha dado la UE a la crisis económica.

 

El conferenciante Villaverde estuvo acompañado en la mesa de la sala Gómez Laá por el decano de Económicas, Pablo Coto, el presidente de Autoridad Portuaria de Santander, Jaime González, el profesor Pedro Casares y la vicepresidenta de CEMIDE, Ana Campos.