La Directora de la AEPD pide trasladar “los mismos estándares de seguridad del mundo analógico al digital”

Mar España asegura que “la gente no es consciente de que puede acabar en la cárcel por grabar o difundir un video sexual en la red o por expiar el móvil de su pareja”

 

La directora de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), Mar España, reclamó en Santander la necesidad de incorporar al mundo digital “los mismos estándares de seguridad del mundo analógico”.

“En nuestra vida analógica cerramos la puerta del coche, de nuestra casa y no decimos a nadie la contraseña de nuestra caja fuerte; sin embargo, estas precauciones no las adoptamos por igual en el mundo digital aunque en un teléfono móvil a veces tengamos más información personal que en nuestro propio domicilio”, recalcó España durante su intervención en nuestro foro en el que dio a conocer las herramientas para facilitar a las pymes, micropymes y autónomos el cumplimiento del Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD).

En su exposición, la directora de la AEPD reiteró la escasa conciencia que, en general, existe sobre esta materia. “La gente no es consciente de que puede acabar en la cárcel por grabar o difundir sin consentimiento un video sexual en la red o por expiar el móvil de su pareja”, subrayó antes de reclamar un uso “más responsable” de internet. Según explicó, alcanzar este objetivo pasa “por la educación, el respeto al otro y por no hacer lo que no te gustaría que te hicieran a ti”. Para ello –prosiguió– la AEPD pone a disposición de los ciudadanos y de las empresas una serie de herramientas que facilitan la adecuada gestión de su privacidad, un aspecto que en el caso de estas últimas se convierte en un “factor de confianza y de competitividad”.

Así, detalló las novedades que incorpora la versión 3.0 de ‘Facilita’, una herramienta que desde su lanzamiento en septiembre de 2017 ha permitido a más de 400.000 profesionales y empresas obtener sus documentos de apoyo al cumplimiento de la normativa en materia de protección de datos, y que en este caso está dirigida especialmente a startups y empresas que desarrollan tratamientos de big data.

Entre sus contenidos, España resaltó que esta versión “facilita el análisis de riesgos, ofrece recomendaciones en materia de seguridad y de cómo gestionar una brecha de seguridad, e incluye políticas de cookies adaptadas a las directrices de la AEPD o de cómo atender los derechos de los ciudadanos, incluidos los de limitación del tratamiento y portabilidad”.

 

Falta de medios

 

Por otro lado, la directora lamentó la falta de medios humanos y materiales con los que cuenta la Agencia. “Lo digo alto y claro: necesitamos más personal. Desde la entrada en vigor del RGPD, en mayo de 2018, el número de reclamaciones atendidas ha aumentado un 33%, pero el presupuesto está congelado desde hace diez años”, advirtió España, quien cifró en “al menos 50 personas más”, las necesidades básicas de su departamento, integrado en la actualidad por poco más de 200 trabajadores.

Pese a este déficit, España se mostró satisfecha de lo conseguido. “No solo hemos atendido este número creciente de reclamaciones –anunció que próximamente se conocerán sanciones “muy importantes” a varias empresas, sin querer entrar en más detalles–, sino que también hemos lanzado 75 guías y herramientas para ayudar a todos los sectores desde 2015 y, lo que es aún más importante, hemos conseguido mantener el talento gracias a nuestra apuesta por conciliar la vida laboral y familiar”.

En este sentido, afirmó que, “aunque existe un alto nivel de estrés en la plantilla, el 80% de los trabajadores de la AEPD teletrabajan los lunes y viernes”.

 

 

Canal Prioritario

Finalmente, la directora de la Agencia Española de Protección de Datos aludió al Canal Prioritario, una herramienta que permite a cualquier usuario comunicar la difusión de contenido sensible en internet y solicitar su retirada. “La Agencia tiene tolerancia cero con la violencia de género y digital”, subrayó para explicar la importancia de dar a conocer este servicio entre los jóvenes estudiantes.

“Somos el único país del mundo en el que se puede solicitar la retirada de videos ofensivos antes de que se hagan virales en la red”, argumentó España, para quien es “fundamental” que el denunciante nos indique “qué contenidos son y dónde están para poder actuar”.

Sobre los resultados alcanzados por Canal Prioritario durante sus seis primeros meses de funcionamiento –arrancó en septiembre de 2019–, la directora se mostró relativamente satisfecha. “Hemos recibido 80 reclamaciones, de las que 20 merecían la consideración de urgente y prioritaria y, por tanto, dieron paso a la correspondiente orden de requerimiento. En 19 de ellas conseguimos su retirada en un plazo de entre diez minutos y 72 horas; la otra, se acaba de enviar”, concluyó no sin antes lanzar un mensaje de concienciación: “hay que abordar la problemática de las adicciones digitales y el uso responsable del móvil porque nos están llegando datos de que niños de ocho años empiezan a ver porno. Y en eso todos tenemos responsabilidad”, zanjó.